ADBIOPLASTICS

Calidad

En ADBioplastics seguimos un estricto control de calidad, con el objetivo de garantizar los mejores resultados en la fabricación de nuestro aditivo ADBio PLA+ y bioplástico PLA-Premium.

Nuestra responsable de planta química y su equipo de técnicos de escalado industrial son los encargados de garantizar el cumplimiento de todos los requisitos de calidad.

El sistema de control de calidad se centra en determinar y garantizar la integridad tanto del ADBio PLA+ como de los bioplásticos, teniendo cada uno de nuestros biomateriales su proceso de control de calidad. El ADBio PLA+ es analizado mediante GPC, MFI y humedad para asegurar sus propiedades químicas y por tanto su función sobre la matriz polimérica. Nuestros bioplásticos pasan por análisis de MFI y humedad, control que asegura la integridad final del biomaterial.

Nuestro objetivo es conseguir que nuestros productos sean capaces de sustituir a los plásticos tradicionales derivados del petróleo utilizados en los sectores de alimentación, cosmética, textil, impresión 3D, construcción y biomédico.

ISO 9001

En la actualidad estamos implantando internamente los procedimientos necesarios para obtener la certificación ISO 9001, una norma internacional basada en la gestión y los requisitos de control de los procesos. Porque más allá de cumplir con la legislación, en ADBioplastics perseguimos la excelencia.

Contamos con el certificado “OK Compost Industrial” otorgado por la TÜV Austria, que garantiza que el producto se descompone en un máximo de seis meses, en condiciones industriales, convirtiéndose en CO2, abono y agua. Para ello hemos seguido estos procedimientos:

  • Caracterización físico – química del material de ensayo
  • Umbral de biodegradabilidad del 90% y de un máximo de 6 meses
  • Desintegración durante el tratamiento biológico
  • Ecotoxicidad

Nuestra compostabilidad está certificada hasta espesores de 1 mm.

Soluciones a medida

Innovación

Calidad

Inmediatez

Sostenibilidad

Know-how

Nuestros productos biobasados y compostables ayudan a cumplir la Directiva de Reducción de Plásticos de la Unión Europea, que establece que para el año 2030 todos los envases tienen que ser obligatoriamente reciclables, reutilizables y/o compostables.